jueves, 24 de marzo de 2011

Lo prometido...

Y como lo prometido es deuda, esta mañana, 10 días después, regreso a esa máquina destructiva: el peso de cristal de mi cuarto de baño. Y aunque los números han bajado ligeramente, no han llegado, ni por asomo, a lo pensado... ¡Marditos roedores!

Y en ese momento al peso le ha salido una ranura en la que pone: Insert Coin, Try again!!!
Y eso es precisamente lo que he hecho...

1 comentario:

  1. Aiiinnnnsss, esas palmeritas; qué daño hacen...

    ResponderEliminar