miércoles, 27 de junio de 2012

Que me lo quería recordar....

Sentada en el sofá observo como, por el pasillo, avanza el espíritu marujil.... y cada vez se acerca más... y sólo viene a recordarme que vuelva a retomar el uso del aceite de ricino... sí, directo a las pestañas... Y con una cierta constancia, se notan los resultados... y mucho... Y encima barato...
Y con las mismas el espíritu marujil abandona la estancia y desaparece por el otro lado del pasillo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada