miércoles, 21 de noviembre de 2012

Me enamoré de un cuaderno mucho antes de que ni siquiera supiera que existían... ahora los tengo de todas formas, colores, tamaños, acabados etc...
Lo mismo es una sensación mía, pero últimamente no acabo de encontrar unos que realmente me llamen la atención y si, por algún casual, encuentro algo resulta que tiene un precios que casi me merece la pena pagar un vuelo y marchar a Londres a comprarme unas Martens...
Así que en un momento de confusión mental decidí probar a hacerme mis propios cuadernos... y así empecé. Cuando los allegados vieron el resultado me dijeron ¡Yo también quiero uno! Llegaron igualmente voces desde la red que decían lo mismo así que, ni corta ni perezosa, (corta puede ser, perezosa más bien poco) me decidí a abrir tienda.
Bien es cierto que tienen unos tamaños "extraños", un color infinito y todos ellos son de cartulina. Pensados para dibujar, recordar, pegar fotografías, a modo de álbum de viajes... para gustos los colores, nunca mejor dicho... y poco a poco, llegará más modelos, según los vaya vomitando mi cerebro...
Y en la mayoría de ellos impera el color negro ya que ahora, en cualquier papelería, se pueden encontrar rotuladores de todos los colores que pintan sobre negro. Yo estoy entusiasmada.
Si pinchas AQUI los puedes ver, y si lo quieres de unos colores específicos, no tienes más que decirlo, todo será comprobar si dispongo de las cartulinas adecuadas.
Allá vamos....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada