martes, 27 de agosto de 2013

Azul, como el mar azul...

Por alguna razón que desconozco, no soy nada amiga de leer instrucciones. Pero de absolutamente nada, y eso incluye también las recetas. Esta anarquía me viene desde hace mucho tiempo y me obliga a trabajar siguiendo el modelo de prueba-error... y lo peor de todo es que me gusta. Aprendo muchas cosas, aun cuando también la cago (por suerte no en demasiadas ocasiones).
Hoy tengo los dedos azules (los efectos secundarios de trabajar con tintes sin utilizar guantes), y me he pasado media noche dándole vueltas al motivo por el que unas camisetas me habían quedado bien (en realidad maravillosas) y otras no tan bien (nunca mal). Y esta mañana, de repente, PING... se me ha encendido la bombilla... creo haber descubierto el motivo, pero claro, hasta que no realice las pruebas pertinentes no podré asegurarlo al 100%. Y sí, evidentemente, hoy mismo haré las pruebas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada