domingo, 18 de agosto de 2013

Sorpresas te da la vida...

Ayer subí a Becerril al concierto de unos amigos... En estos casos: imprescindible una chaqueta y un buen anillo.
Y allí que me fui.
Por alguna razón desconocida, estuve jugando toda la noche con el anillo, que no era pequeño... Descubrí que mi mano izquierda es más delgada que la derecha... hecho especialmente relevante en mi vida....
A una cierta hora, decidimos marcharnos... nos encaminamos hacia donde teníamos aparcados los coches, charla de 5 minutos y a Madrid... yo seguía jugando con mi anillo.
En la mitad del camino me miré las manos y observé que el anillo no estaba... qué raro...
Al llegar al garaje inspeccioné el coche como lo haría la policía en busca de droga... pero nada de nada...
Estaba claro, se me había caído...
Puse un mensaje a un chico que sabía que aún estaba por la sierra (hubiera ido yo... pero 50 km...si lo pienso dos veces, me vuelvo...) por si podía acercarse al lugar donde estaba mi coche aparcado... No hubo respuesta ... Pero tenía que intentarlo...

Esta mañana, al despertar, tenía un mensaje con foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada