viernes, 20 de junio de 2014

De visita...

Entregas una tarjeta de visita y te das cuenta de que el destinatario se fija en ella, la mira, desde luego no ha pasado desapercibida... y es que precisamente para eso están, para que no acaben en cualquier papelera sino que aterricen directamente en la cartera... se acordarán de ti, aunque sólo sea porque llevabas unas tarjetas fantásticas.
Y claro, si a eso le añades que tienen un colorido increíble, pues la cosa mejora por momentos...
Esta misma tarde me voy a comprar cartulinas, eso sí, no me llevo la Visa no vaya ser que les diga que me empaqueten la tienda entera.... Espero encontrar más colores y texturas que la última vez, bueno no, en realidad espero encontrarme más bien poco...
Pero es que me han pedido unas tarjetas y unos tarjetones de agradecimiento y me pongo manos a la obra...
Tengo tantas ideas que me da miedo...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada