miércoles, 22 de octubre de 2014

Preguntas y más preguntas...

Que me dicen que pregunto mucho, pero claro, que si no pregunto no me entero de absolutamente nada...
Entro en una tienda, sé perfectamente lo que voy a comprar porque ya lo he visto, lo compro, pero en ese momento pienso... «voy hacer un par de preguntas a ver qué me cuentan». No te digo más, pero la tienda es de pinturas para porcelanas. Yo pregunto, y pregunto y pregunto, y el chico que tengo enfrente responde, y responde que responde... Y cuando salgo de allí sólo pienso una cosa, bueno, ni siquiera la pienso, la verbalizo:
- La acabo de cargar con todo el equipo.
Me gusta lo que me cuenta, me parecen más sencillo de lo que yo esperaba, me parece más barato de lo que yo esperaba, creo que voy a organizarme… Pero claro, esto sólo tiene una lectura: si no hago una prueba, nunca sabré si sé hacerlo o no... Y no soy yo de quedarme con las ganas de probar... me veo de cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada