miércoles, 25 de febrero de 2015

El gran mundo de lo desconocido…

Y claro, las pruebas no siempre salen bien, sobre todo si pruebas muchas cosas… Y no, no suelo tirar la toalla, simplemente lo dejo ligeramente aparcado... pero la casualidad hace que pasados únicamente dos días, una fotografía en una red social hace que mi bombilla se ilumine... y encima la persona que ha colgado esa fotografía (luego veo su galería completa y se me salen los ojos de las cuencas como si fueran huevos duros) me da tres o cuatro consejos que hacen que todo se vea mucho más claro... (nunca viene mal un poco de luz cuando la cosa se pone oscura)…Y una cosa lleva a la otra, la otra a la de más allá, una información sucede a la siguiente y aquí me hallo, dispuesta a ir a por los nuevos esmaltes y empezar de cero... porque si se disfruta haciendo algo, que las cosas no vayan en todo bien sólo significa que hay que darle otra vuelta... nada más. Y ese es el siguiente paso.
Volveré a esta entrada, bien para enseñar la fotografía de lo maravilloso que ha quedado o simplemente para decir que no fue bien, y que volvemos a darle otra vuelta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada