lunes, 13 de julio de 2015

Una y otra vez ...

Y un amigo me dijo... Eso se arregla tomando un café... 
¿No pueden ser vinos? Le dije... 
Claro

Y tendí la mano
La volví a tender...
Y una vez más... 

Y al final... Me la mordió un perro



No fue posible... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada