viernes, 7 de agosto de 2015

Pinceladas...

Pues claro... Resulta que tienes dos horas por delante. Hace un calor de mil demonios (son las 8 de la noche y aún hay 35 grados, que si fueran secos... Pero la humedad es increíble) y las piernas me acaban de comunicar que no dan ni un paso más... Que han tenido más que suficiente... Y vas andando por la calle y a la izquierda un cartel reza... Biergarten... Abierto... No se ve nada... Pero entro... Y resulta ser eso... Un Biergarten bien chulo... Y ponen unas fantásticas cervezas... Bien frías... No te digo exactamente dónde voy a pasar parte de las dos horas... 
Pero no todas, pues quiero ver la parte exterior del concierto... No pensaba yo que los alemanes, tan rectos ellos, fueran a montar una fiesta paralela al otro lado del muro del concierto (Spandau Ballet)... Y es que tiene lugar en un jardín... Bueno, en un pedazo de parque, pero desde la calle se puede ver el escenario, así que hay una reunión importante de fente a este otro lado... Me uniré a ellos... Por eso de ver el ambientillo... 



Y lo bueno de hablar el idioma es que te enteras de lo que pasa... En la mesa de la lado se sientan 5 personas... Y un perro... Es que le perro era precioso, y merece la pena hacer mención... Llevan entre 5 a 7 minutos esperando. Con las mismas se levantan y se van... Que ya han esperado demasiado ... Y los de la mesa del otro lado llaman a un camarero, el responsable, para decirle que se les ha marchado una mesa entera... Y entablan conversación ... Sobre las esperas, el trabajo, la gente... 
Si allí, donde yo vivo, alguien se levanta de una mesa si no le han atendido en 5 minutos, pero cinco minutos de reloj, ya te digo yo que los sitios estarían más vacíos que otra cosa.... 
Voy a pagar, que me espera un concierto... Sin pagar... Luego vuelvo a por otra cerveza... 


He tomado asiento en el exterior... Que no le llames perroflauta, que ya me lo llamo yo... Y debo decir que los picnic que han montado son de lo más glamourosos. Por supuesto copas de cristal, champán, sillas, cosas de picar, manteles a cuadros...ah, y velas. Que te digo yo que muchos de los de dentro disfrutarían más de estar sentados en el suelo con una cena rica que en esas sillas, que tiene la pinta que te van a moler el culo... 
Y empezó el concierto... Y no sólo lo oigo... Que también lo veo... Jajaj. La monda... Debo decir que en el último concierto de los Rolling en Madrid había gente en el Bernabéu que estaba más lejos que yo ahora mismo. 
Que sí lo llego a saber, me compro copa de cristal y botella de vino, que estamos en la ruta de vinos de Baviera... 

Sigo pensando que soy muy de pinceladas... En cualquier sitio, en un plato, escribiendo, contando, al aire... 



Por cierto... Que no quiero pasar por alto un detalle que me tiene fascinada... Y es la flota de Porsches que se ven por doquier, descapotables, capotados, grandes, pequeños... Increíbles... Y en cambio ayer, circulando a 160 km/h por una autovia, me adelantó un Fiat 500... Pero sin ningún esfuerzo... Vamos... Que me hizo una pasada... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada