martes, 30 de octubre de 2012

Ida y vuelta...

Ayer, entre otras cosas, escribí un mail... No esperaba respuesta, así que tampoco me preocupé demasiado...
Hoy, un perro llega corriendo y chupa la pantalla, lo que significa que tengo correo nuevo.

Cuando veo el destinatario me tiemblan las manos... Realmente no sé si quiero leerlo.
Lo abro... El mail de ida no era convencional... el de vuelta tampoco lo es... Nunca lo fueron.
He tardado más de 3 horas en presionar al Enter para enviar lo solicitado.
Lo que no sé es si me volverán a temblar las manos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada