sábado, 2 de mayo de 2020

Todo...uno tras otro

Un paseo delante del mar... y bañarse hasta salir arrugada como un garbanzo. Una hamburguesa en barbacoa (con diversas salsas). Un pincho de tortilla con una cerveza en algún lugar de Almería. Salmonetitos en un chiringuito. Vinos en un campo de lavanda. Quesos y girasoles. Pizzas con huevo al aire libre. Paseos en moto. Wasabi, mucho. Emparedados con trufa en un picnic campestre. Charlas delante de una chimenea. Un té viendo nevar. Desayunos lentos y deliciosos. Paseos en bicis. Campo. Meriendas....


Los listados se van ampliando. No hay prisa.
(Y dejó mucho espacio, para seguir rellenando)

miércoles, 22 de abril de 2020

Viva el verde...

Y así resultó la evolución (con un orden un tanto anárquico) de mi relación con los brócolis y las coliflores en la ventana. ¿Como experiencia? Altamente gratificante. Me ha encantado verlas crecer, y estoy segura de que el año que viene repetiré, aunque lo mismo con otro producto, o con el mismo, pero sin hacer cosas que creo que no fueron del todo bien.
Pero sí, la emoción de colocar en el plato algo que has estado cuidando... a mi me ha parecido brutal.
Sacaré el calendario para adecuarme a las fechas correctas (que luego hago lo que me da la gana, y eso pasa factura...) y me pondré manos a la obra. Quiero coliflores moradas (#ahílodejo). Creo que los calabacines precisan de demasiado espacio y me encantaría tener cherries... veremos si llego este año... (menos mal que no tengo huerto, que sería la locura). Y fresas..

Viva el verde...


viernes, 17 de abril de 2020

¿Noción de qué...?

Creo que he perdido un poco la noción del tiempo, y en realidad no sé si eso es bueno o malo. Esta mañana echamos la cuenta y yo, que no soy de números, me pareció contar que llevaba 35 días en este mismo recinto. Y me parece totalmente increíble. Por una parte pienso que es imposible que haya pasado tanto tiempo, y por la otra empiezo a pensar que esto se está haciendo demasiado largo. Cambio la rutinas, para no aburrirme. Me hago listados para tener la satisfacción de luego tacharlos. Todas las mañana reviso el correo porque pienso que si en este momento me llegara algo de trabajo, un libro, del tema que sea, creo que todo sería muchísimo más llevadero. Y no solo en el campo económico (que también).

Porque una cosa es que esto acabe, y otra es que los autónomos, con trabajos tan específicos como el mío y, con otros dedicados a la hostelería, se pueden poner en marcha… Por ahora no lo veo.  Habrá que ir barajando alternativas, pero desde aquí dentro es difícil ver una perspectiva a largo plazo. Sin embargo buscaremos la alternativa, la encontraremos, sin duda alguna.

Tengo la mesa llena de naranjas, recién llegadas de Valencia. Y eso solo significa una cosa: todo es mejor cuando se está vitaminado. Buscaré minerales.

Voy a por unas judías pintas que se están calentando, que empiezo tener un poco de hambre.