miércoles, 8 de septiembre de 2021

Pensando en un título...

Desde donde yo estaba todavía no se podía ver ni siquiera la puerta de la cocina, eso sí, el ambiente estaba empapado de un profundo olor a trufa. Un olor que, como si fueras un sonámbulo, te atraía hacia aquellas puertas. Dentro todavía reinaba un ambiente más calmado, risas, chascarrillos, chismes, se notaba que quedaba aún bastante para empezar el servicio. Después todo aquello se tornaría en silencio, actividad, alguna que otra risa (para que engañarnos) pero no en raras ocasiones también algún que otro grito, cuando las cosas no salían como se había programado o algo estaba yendo un poco del revés.

Ese día pensaba que llegaba tarde y a mí me puede pasar cualquier cosa, menos llegar tarde, no logro entender como la gente es capaz de aparecer a una hora distinta de la establecida. Es cuestión de organización, bien es cierto que en algún momento puede suceder algo que lleve al traste toda esa organización, pero siempre será un momento y una situación puntual. Aquel día tuve que acelerar un poco mis pasos puesto que, nada más salir de casa, consideré que aquellas bragas no eran las adecuadas. Y es que ¿a quién no le ha pasado eso de estar saliendo por la puerta y pensar… “Creo que esa ropa interior no es la adecuada para aguantar todo el servicio“? Y sí, es que hay ciertas cosas que hay que meditar….

viernes, 4 de diciembre de 2020

Un cuento sobre un cuento

 Hoy he terminado un cuento que nunca publicaré. Y eso lo tengo más que claro. Nunca jamás verá la luz. No descarto que lo lea alguien, pero no será público. Lo he impreso y lo he metido en un cajón, porque necesito guardarlo allí durante una temporada y luego volver a él. Es lo mismo que hago con las traducciones. Las meto en nevera para luego poder corregir todas aquellas cosas que me chirrían. En este caso necesito guardarlo para que descanse, para que coja temperatura, para que despliegue olor. Aunque en realidad todo eso me tiene que pasar a mí, no a él. 

Y no, no lo publico porque hace demasiado frío para desnudarse. Y solo me faltaba ahora cogerme un buen trancazo. 

domingo, 15 de noviembre de 2020

Dudas....

 Admiro mucho a la gente que es capaz de publicar lo que escribe. Básicamente porque soy de la opinión de que, aunque todo sea ficción, lleva algo de ti, de tu experiencia personal, de tus vivencias, y es algo así como desnudarse. Puede parecer una tontería, pero cada vez que he publicado algo acabo sintiendo una especie de nerviosismo caótico, no sé si es la mejor definición, pero me ha venido así de repente a la cabeza y me ha gustado. Nerviosismo caótico. Y cuento todo esto puesto que ando dándole vueltas a publicar algo por capítulos. Un relato a trozos, un vomitar algunas cosas. Pero tengo tantas dudas que no sé si lo haré.