jueves, 6 de junio de 2013

Al fin llegaron...

Hace ya muchos años me compré en Londres un reloj ... era un azulejo pintado... y yo estaba más que encantada... y la idea se quedó por ahí, almacenada.... Y es que la cosa no ha sido tan fácil como yo pensaba... los azulejos tiene que tener un grosor determinado para que no pesen mucho, las maquinarias de los relojes un eje con una longitud suficiente para que se puedan colocar y las brocas, esas porcelánicas, valen un congo y medio...
Pero después de varias y diversas complicaciones...

¡¡Ya está aquí!!! 
(Puedes pinchar para ver muchos modelos) 

Tienen un tamaño de 15 x 15... y en ellos se puede hacer de todo, vamos, como en los platos y en las tazas,... que si un nombre, el logo de un blog, los datos del nacimeinto de un bebé, unas rayas, unos cuadros... vamos, una vez más para gustos: los colores.



     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada