sábado, 10 de agosto de 2013

El té...

Y allí estaba ...
el Sombrerero Loco...
y venga a servir té a diestro y siniestro...
Una fiesta de lo más particular...
De repente un conejo blanco... consultando su reloj de bolsillo,
no dejaba de decir...
"Adiós, me voy, se me hizo tarde hoy
la cita era para ayer y yo lo supe hoy..."


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada