jueves, 9 de enero de 2014

Tanta agua...

Son las diez y media de la noche, se me cierran los ojos y no me gusta quedarme dormida en el sofá, más que nada porque mi cuello no lo soporta. Me voy a la cama… abro un libro, leo un capítulo, no es posible seguir... me quedo dormida.
Y después de tanta agua, mi vejiga me despierta diciéndome que tengo que vaciarla... El despertador tiene que estar a punto de sonar, pero ya no es posible esperar... o se realiza un proceso de vaciado o estalla... Salgo del calor de la cama, me dijo al cuarto de baño, vacío... Por curiosidad miro la hora para ver cuántos minutos quedan para que el despertador comience a cantar como una gallina.... Cuál es mi sorpresa al ver que son las 12:15 de la noche.... jajajaj, me quedan ocho horas... me doy la vuelta... tardo exactamente 37 segundos en quedarme dormida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada