sábado, 21 de junio de 2014

Y además sonrío...

Cuando vi que la tableta de chocolate no la tenía en el abdomen, sino que la tenía en el cerebro, se me abrió la boca... Y aún no he conseguido cerrarla... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada