viernes, 20 de marzo de 2015

Contrariada me hallo...

Y es que antes sólo me ocurría con el vino tinto, que en ciertas ocasiones me daba una alergia infinita... la desgracia es que ahora también me sucede con el blanco, es más, el otro día tuve que cambiar a las cañas porque aquello era insoportable...
Ahora entiendo (más o menos) el comentario de mi neumólogo. Le pregunté si iba a realizarme pruebas de alergia sobre alimentación (las últimas pruebas de alergia fueron francamente llamativas, hasta el propio alergólogo se sorprendió) y me comentó que por ahora era mejor que no. Temía lo que iba a salir y que por ahora yo lo tenía más o menos controlado...Vamos, no me las hago ni muerta, que luego voy y me condiciono... como el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada