jueves, 12 de marzo de 2015

Listón

Mientras como sopa con garganzos levanto la vista. Observo el trozo de madera pintado que está colgado sobre el arco de la puerta... Recuerdo perfectamente dónde lo compré... En Essaouira, Marruecos. Iba dando un paseo y me topé con un chico que tenía muchos listones de madera, cortados a mano y sin lijar ni nada. Todos pintados. El mío es un desierto. Y ahora voy mirando por los contenedores de las obras, por si hay listones... Para pintarlos... Todo es una locura. 
Mientras he encontrado estas maderas por casa... 


Mi desierto... 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada