lunes, 30 de marzo de 2015

En diagonal...

Leer y ver en diagonal tiene su gracia, aunque también es verdad que vives en un universo totalmente paralelo… más divertido pero totalmente distinto. Así cuando recibes una convocatoria por guasap para ir a comer y lees que es en la calle Murillo, sin dudarlo ni 30 segundos te plantas en Bravo Murillo (que yo soy muy de jalear a la gente, bravo, bravo)... Y claro, cuando llego allí, delante de esa tienda que venden perfumes de imitación, no se me ocurre pensar que interpreto los mensajes como me da la gana, sólo pienso que han debido cambiar el sitio de lugar… Y ayer, sin ir más lejos, caminando por la calle veo a aquella señora que cruza por el paso de peatones y sólo pienso... "Qué glamour, eso de ir con una tabla que surf debajo del brazo en pleno Madrid"... Y claro, como que no, simple y llanamente una tabla de plancha... pero a mí me encanto imaginármela camino del mar...

miércoles, 25 de marzo de 2015

Botón...

A pesar de que el agua estaba totalmente congelada, la piscina estaba llena, hecho que es de agradecer. Un segundo, dos segundos, lanzamiento de cabeza… cuando llega al fondo de la piscina sus manos van palpando el suelo, buscando... Y allí está, un pequeño botón camuflado entre los azulejos del fondo. No hay vuelta atrás, sólo queda apretarlo, y de un segundo a otro todo ha cambiado, absolutamente todo.
No dudo que haya que lanzarse de nuevo la piscina, espero que en esa ocasión esté un poco menos fría...




lunes, 23 de marzo de 2015

Artesanal...

Se toparon por primera vez delante de una mesa enorme llena de tablas de quesos de todas las clases. Estaba decorada con unas maravillosas mimosas que hicieron que los dos se quedaron embobados mirando todo y sin decidirse por los quesos que querían probar. No se conocían de nada, pero allí estaban juntos, mirando y mirando. Un amigo común se acercó a ellos y les presentó... Y continuaron en el mismo sitio, observando y hablando de quesos. Cada uno llevaba una copa de vino en la mano y no se separaron de la mesa hasta que probaron todos y cada uno de los quesos...
Aquello fraguó una sólida amistad, tan fuerte que decidieron abrir un negocio juntos.
Y en la puerta de aquel local colgaron un cartel de madera que decía:
... De nosotros sin queso
Qué-sería 
artesanal