miércoles, 15 de agosto de 2018

Pero sin montaña rusa...

De esto que te subes en una de esas montañas rusas tan enormes y das vueltas, vueltas y más vueltas... y al bajar tienes un mal cuerpo que te dura días, uno de esos de estómago en la boca, de mareo, de malestar.. Lo mismo pero sin montaña, ni rusa ni de otra nacionalidad. Y solo piensas que todo pare, se detenga.
Y digo yo que lo hará... en algún momento.   


Y no, no tengo foto de una montaña rusa... así que...

lunes, 23 de julio de 2018

10 gramos

Te enseñan unas mediasnoches diminutas y lo normal sería decir: "qué chulas, qué pequeñitas y qué buenas están" y se acabó la conversación… Pero no, no es mi caso. Y pienso: " ¿Yo sabré hacer eso? ¿Quedarán buenas? ¿Al ser tan pequeñas estarán duras como una piedra? ¿Y al día siguiente?"....
Y sí, eso significa que tengo que mirar a ver si tengo todos los ingredientes (normalmente es el caso) y a probar.
Bolitas de 10 g. Una tras otra. Luego ponerse a pintar. Y quedaron fantásticas. Y nada duras. Y al día siguiente perfectas.

No me enseñes nada más, por favor.




jueves, 19 de julio de 2018

Todo es morado... todo

Ir a Brihuega (Guadalajara), a unos 80 km de Madrid, perderse, aparecer en unos campos de lavanda totalmente desiertos de gente, maravillarse con las vistas, alucinar. Cuatro días más tarde regresar por la tarde, con un picnic, para ver una puesta de sol. Las flores se han abierto mucho más, el campo está tan morado que sólo observarlo alegra la existencia. Brutal, una experiencia francamente brutal. Y la repetiré. Sin duda. El año que viene. Con otro picnic. Con más ganas de disfrutar.